Línguas Disponibles

Escuela en Porto

El Proyecto de arquitectura
Recibimos la extraordinaria oportunidad de diseñar, construir y licenciar una escuela en Oporto. En la parte inferior estaba la planificación del crecimiento de una guardería y escuela de párvulos y su expansión para acoger el primer ciclo de educación básica. Desde el punto de vista arquitectónico, se trata de fusionar dos casas unifamiliares y ampliar el edificio con un nuevo cuerpo. Es decir, para rehabilitar una parte de las construcciones y construir otra parte desde cero. Obviamente, también era esencial dar consistencia al conjunto de espacios distintos. También hubo una necesidad de rediseñar el jardín y garantizar que estuviera presente en todas las áreas de la escuela. Al mismo tiempo, se tuvo que controlar estrictamente los costos para garantizar la sostenibilidad futura de la inversión.

El desafío de dibujar para niños
Este fue posiblemente uno de los mayores desafíos que tuvimos como arquitectos. Pero el mayor desafío no provino de cuestiones técnicas, arquitectónicas, regulatorias o económicas. El mayor desafío vino del hecho de que sentimos que teníamos la obligación de dibujar para los niños.
Aquellos que educan o enseñan, aquellos que tienen hijos o aquellos que viven con niños generalmente saben que este tema es fundamental y una tarea que nunca se completa. Entonces hicimos la pregunta: ¿cómo dibujar niños? Entonces pensamos en los dibujos de los niños y la simbología del concepto de una escuela u hogar que siempre comparten con nosotros. De hecho, no importa cuán moderno sea, los niños continúan dibujando techos y pintando árboles y flores en un costado.
¡Eso! ¡Havía que dibujar casas! ¡Havía que  diseñar un barrio completo si necesario! Además, la escuela se llamava: casa del cuco…

Una casa para aprender
En el fondo, la escuela es solo un hogar donde aprendes. Pero era necesario dibujar esta casa como dibujan los niños, de una manera simple, elegante y con un rasgo riguroso y preciso. Un rasgo que a veces incluso contiene algo de minimalismo. Sí, esa era la modernidad que queríamos. ¡Y el jardín tenía que entrar a todas las aulas! ¡Qué maravilloso debería ser aprender bajo un aula que nos recuerde un dibujo con techo! ¡Y las ventanas tenían que tener la altura de los niños y no como siempre ocurre la altura gigantesca de los adultos! Entonces, ¡esta tenía que ser la arquitectura para los niños!

Fecha

febrero 15, 2018

Categoría

Arquitectura, Equipamientos Públicos